Nos perdemos en sus salas, entre sus obras, actividades y talleres paralelos para dar soporte complementario en comunicación.  El IVAM es un viejo amigo, un joven conocido.